NUESTRA PEQUEÑA HISTORIA

PIONEROS E INNOVADORES

Un pequeño guiño a París en Zaragoza

Le Petit Croissant nació el 2 de Octubre del 2006 en la Calle Hernán Cortés nº3 de Zaragoza, por el empeño de Anne-Laure Romeuf, que quería llevar un poco de sabor a París a Zaragoza.

Después de una licenciatura en Ciencias Empresariales aplicadas al Comercio Exterior y del International M.B.A. del Instituto de Empresa, y tras varios puestos de responsabilidad en empresas de comercio internacional, Anne-Laure se lanza a un nuevo e ilusionante proyecto. Su afán: defender los valores artesanales ante todo. Quiere defender los valores artesanos en una empresa independiente y dinámica. Cree en sus trabajadores y en el espíritu de equipo. Sin ellos, este proyecto no se hubiera podido hacer realidad.

LA FAMILIA CRECE

Nuestra segunda tienda

Gracias al compromiso de todos y cada uno, el 21 de diciembre de 2011 nace un segundo Le Petit Croissant en el Paseo de la Constitución nº 16, en Zaragoza.

Al igual que el primero, todos los productos a la venta se elaboran en el obrador, visible desde la zona de degustación de la tienda.

 

¡El producto no miente! Dice todo sobre la calidad de sus ingredientes y sobre el saber-hacer del que lo crea.

EL QUIOSCO

Un sitio que enamora

Le Petit Croissant ha inaugurado en junio del 2014 un quiosco de venta al borde del lago en Puerto Venecia. Un pequeño guiño a París en Zaragoza.

Le Petit Croissant sigue demostrando que es diferente, sigue apostando por un producto riquísimo en un entorno de lo más agradable. Todos los productos están fabricados en sus obradores del centro y son 100% natural.

 

Tenemos muchos proyectos que te encantarán. ¡Le Petit Croissant ha sido pionero e innovador en Zaragoza y lo seguirá siendo!

EL BUEN PAN NO MIENTE

Panaderos Artesanos

Nuestros Valores: El trabajo bien hecho y el espíritu de equipo

Le Petit Croissant, y sus panaderos, respetan la tradición del pan artesano con masa madre y enriquecen sus creaciones de año en año. Innovaciones técnicas, nuevas recetas y búsqueda de la mejor calidad en los ingredientes, nuestro secreto para la elaboración de unos productos incomparables.

Ser un verdadero panadero es producir un milagro diario: Transformar simples ingredientes, agua, masa madre, sal y harina en sabores complejos y variados. Esa es nuestra pasión y la queremos compartir.

Le queremos hacer honor al pan en nuestras mesas. Además de nuestros panes artesanos, hemos creado placeres dulces y salados para todos los momentos del día.

NUESTRO OBJETIVO ES OFRECERTE

Un producto diferente, exquisito y lo más fresco posible

Para poder conseguirlo cada tienda dispone de su propio obrador, equipado con maquinaria de última tecnología y de las mejores marcas.

La materia prima que usamos es de la más alta calidad posible. Las harinas vienen directamente de los mejores molinos de Francia. Nuestros panaderos y pasteleros franceses elaboran todos los productos que se venden en la tienda. Todos los panes están amasados, formados y cocidos en cada obrador.

 

Usamos el “fermentolevain “, una maquina inteligente que permite fabricar y mantener una masa madre a buena temperatura. ¡Un invento que mejora la calidad de vida del panadero y la calidad de su pan! ¡Cuando compres pan recién horneado en nuestra panadería debes saber que nunca es precocido!

 

Queremos que nuestra casa sea una casa donde te sientas a gusto, una casa dinámica, con energía positiva. Todos trabajamos con mucha ilusión y nos encanta ofrecerte un momento de alegría en tu día.

 

Estamos constantemente en contacto con la clientela. Si te apetece un producto que no hacemos… ¡dínoslo por favor!

CONTACTO

Envíanos un mensaje